diferencia entre filtrar y purificar el agua

¿Cuál es la diferencia entre filtrar y purificar el agua?

El consumir agua que no se encuentra previamente tratada puede ocasionar enfermedades en el cuerpo a causa de microorganismos nocivos que se encuentran en ella. Es por esto que es necesario que atraviese algún proceso de filtración o purificación.

Estos dos conceptos a menudo son confundidos con la creencia de que significan lo mismo. Sin embargo, hay una gran diferencia entre filtrar y purificar el agua.

 

También puede interesarte saber si el agua con baja dureza es sinónimo de agua potable.

 

Filtración

Según ManantialWater, filtración se refiere al proceso mediante el cual se separa la materia en suspensión de un líquido. A pesar de esto aún quedan algunos sólidos disueltos que un filtro no puede eliminar como bacterias o virus.

Esta agua puede utilizarse para realizar algunas actividades caseras como lavar platos, lavar ropa, lavarse las manos, entre otras.

Purificación

diferencia entre filtrar y purificar el agua

Por otro lado, la purificación es un proceso que utiliza distintos métodos para convertir el agua apta para consumo humano. Entre estos están:

    • Desionización capacitiva: se trata de un tratamiento electroquímico de agua que permite la purificación de aguas salinas utilizando supercondensadores mientras que se almacena energía simultáneamente.
    • Ósmosis inversa: utiliza una membrana semipermeable para eliminar iones, moléculas y partículas grandes del agua.
    • Uso de carbón activado: este material es un tipo de filtro que atrapa compuestos contaminantes como la materia orgánica y también otros que generan olores.
    • Microfiltración: utiliza una membrana microporosa (tamaño de poro entre 0.1 y 1 micras) para eliminar los contaminantes presentes en el agua.
    • Ultrafiltración: proceso mediante el cual se separan diferentes tipos de sólidos suspendidos con la capacidad de retener partículas con un tamaño entre 0.001 y 0.1 micras.
    • Oxidación ultravioleta: proporciona una inactivación rápida y eficiente de los microorganismos al exponerlos a longitudes de onda germicidas de la luz ultravioleta. Lo cual provoca que estos no puedan reproducirse ni infectar al ser humano.

 

En otras palabras, la gran diferencia entre filtrar y purificar el agua es que este último sí tiene la capacidad de hacer el agua apta para el consumo humano.

 

¿Qué piensas de este tema? ¿Ya has probado utilizar filtros y purificadores?

Dejar un Comentario