energía renovable

El agua: fuente de energía renovable para un futuro sustentable

Hacer uso de la energía renovable es una necesidad inminente al hacer frente al cambio climático y sus devastadores efectos. La respuesta podría estar en alguna medida en el agua.

Los recursos hídricos desempeñan un papel muy importante dentro del campo de los recursos renovables. Esto porque el agua posee energía en sí misma, dos clases en específico:

  • Energía cinética: es el tipo de energía que un cuerpo, en este caso el agua, posee debido a su movimiento. Esta energía está presente en los cuerpo de agua en movimiento, este es el caso de ríos y océanos, por ejemplo.
  • Energía potencial: se trata de la energía que puede ejercer un campo de fuerza, por ejemplo la fuerza de gravedad. En el caso del agua, esta energía está almacenada y se libera en el momento que el agua entra en movimiento por acción de la gravedad. Por ejemplo el agua de las cascadas y la lluvia en forma natural, o de las represas creada artificialmente.

Son estas dos energías que le dan vida a la energía hidráulica, una forma de utilizar el agua como fuente de energía renovable.

La producción de electricidad y las represas

Una de las formas de obtener energía del agua más utilizadas es por medio de los saltos de agua en las represas.

El agua es retenida de forma natural o artificial (generalmente es retenida artificialmente) en embalses o pantanos, por acción de un dique o represa.  Estos grandes depósitos de agua pueden tener varias funciones, como el riego o el abastecimiento a poblaciones cercanas.

Pero casi invariablemente se utiliza para la generación de energía eléctrica. Para obtener electricidad se deja pasar parte del agua retenida en el embalse por un espacio determinado, en el que habrá ubicada una o varias turbinas.

Esta es una forma bastante consciente de obtener energía renovable, puesto que el agua es repuesta mediante su ciclo natural (gratuito y constante), que incluye la evaporación por acción del sol, la formación de nubes y su precipitación en forma de lluvia.

 

La contra parte de las hidroeléctricas en la energía renovable

Aunque presentan grandes beneficios, las hidroeléctricas pueden también encontrar obstáculos o representar serias dificultades para sectores de la población.

Por un lado, el cambio climático ha hecho más complicado el proceso de reposición del agua, con periodos de sequías sin precedentes y tormentas devastadoras, por lo que no es posible contar con un suministro de agua estable.

Las hidroeléctricas suelen construirse lejos de las zonas pobladas, por lo que requieren la inversión de costosas redes de distribución.

Y luego están los efectos negativos de retener artificialmente el agua en embalses. Esto podría tener un impacto en los ecosistemas, la necesidad de alteración de los cauces de los ríos y la erosión del suelo.

Pero también y muy importante, el impacto sobre las poblaciones cercanas, que podrían perder sus tierras con los embalses o los suelos fértiles tras el desvío de los ríos.

 

Otras formas de energía hidráulica

Sin embargo, es importante destacar, que si bien las hidroeléctricas representan un alto porcentaje de las formas de energía renovable que utiliza agua, no son las únicas.

Existen las llamadas minihidráulicas, que hacen uso de los saltos de agua, pero su creación no requiere la formación de embalses o cambiar los cursos fluviales. Tampoco se requieren volúmenes tan grandes de agua y pueden atender las necesidades energéticas de las poblaciones circundantes. Este tipo de proyectos ya se están implementando en países como Bolivia y Perú.

Otros proyectos incluyen el uso de energía mareomotriz, esto implica el uso del movimiento de los mares y océanos. El empuje de grandes volúmenes de agua por acción de las olas y mareas hace girar turbinas conectadas a generadores eléctricos. Aunque su implementación aún es moderada, podría ampliarse en los próximos años.

Tal vez puede interesarte Solución Innovadora contra la escasez del agua

 

El detalle interesante: las aguas residuales

La constante búsqueda de formas de energías renovables ha llevado a científicos e investigadores por rutas innovadoras. Este es el caso de dos proyectos, uno en España y otro en Inglaterra, que están intentando convertir el proceso de tratamiento de aguas residuales en autosostenible.

Actualmente ya han logrado obtener la energía necesaria para el tratamiento de las aguas residuales de las mismas aguas.

En el primer caso, científicos de la Universidad Autónoma de Barcelona, están recuperando la energía utilizada en la totalidad del proceso del tratamiento de esas aguas, mediante celdas microbianas de electrólisis. Esto significa, que se recupera la energía química almacenada en la materia orgánica contenida en las aguas residuales.

No solamente están recuperando la energía necesaria para llevar a cabo el proceso, además obtienen un excedente.

Por su parte, un trabajo realizado por la Universidad de Leeds, Inglaterra, demostró que se pueden utilizar los elementos sólidos de las aguas residuales para obtener energía por medio de metano. La materia se transforma en líquidos o alcoholes, que alimentan un reactor metanogénico. Con esto se reduce la emisión de gases de efecto invernadero.

Ninguno de estos dos proyectos utiliza el agua como tal, pero ambos están devolviendo a los océanos el agua residual previamente tratada, disminuyendo enormemente la contaminación.

 

¿Qué otras formas de energía renovable conoces?

Dejar un Comentario